Y Rusia nos convirtió a nosotros

Es difícil encontrar palabra que defina lo que vivimos en el campo de trabajo de Moscú. Solo puedo decir que en la interminable lista de adjetivos con que calificarlo no pueden faltar: ¡portentoso, inigualable, edificante e increíble!

Este verano estuvimos allí un total de 20 alumnos del Colegio. Nuestro objetivo en Moscú era construir una iglesia o, más bien, transformar un edificio en iglesia (años atrás este edificio llegó a ser desde un centro de cultura hasta… ¡una discoteca!).

El trabajo fue duro: recoger escombros, pintar, construir ventanas, tirar paredes, levantar muros, mover y colocar vigas, rascar pintura…. A parte de eso, desarrollábamos diversos encargos que nos convirtieron en auténticos profesionales de distintas áreas: cocineros, limpiadores, administradores, compradores, organizadores de los turnos de vela… Cada uno, con el cumplimento fiel de su encargo, se sabía engranaje fundamental para el buen funcionamiento de la maquinaria de ese gran equipo humano.

El campo de trabajo nos ayudó mucho a todos a arrimarnos unos a otros. Me atrevería a decir que nuestros lazos de amistad se hicieron, en unos cuantos días, mucho más fuer-
tes que en los anteriores once años de convivencia diaria en el Colegio.

Estas semanas, además, no solo nos acercaron enormemente a los demás, sino que también nos ayudaron a aproximarnos mucho a Dios.

Todos fuimos —tras leer el mensaje de Fátima— a convertir Rusia, pero, sin esperarlo, Rusia nos convirtió a nosotros. ¿Alguna palabra para definir la experiencia y gritársela a Retamar (a los padres, profesores y alumnos que han hecho posible esta experiencia)? ¡Gracias!

Pablo Sastre Ortega

 

Hemos quitado toda la pintura de nuestra querida Matilde, y hemos pintado a cambio una habitación entera (además de algunas camisetas que han decorado con mucho acierto Kike Iber y su equipo de pintores).

Nos hemos convertido en unas excelentes mulas de carga: hemos subido más de trescientos tablones (cada uno acompañado del grito característico de Juan Luis Palanco: “Una, dooos y treeeeeeeeeeiaieiaueiiees!!”) y unas cuantas vigas; hemos llevado planchas de yeso y rejas de metal de un lado para otro, hemos cargado con ventanas y, sobre todo,muchos, muchos, muchos sacos de escombros.

También hemos descubierto que tareas tan sumamente aburridas como lijar vallas se convierten en entretenidas en cuanto se hacen a diez metros de altura; aparte de que trabajar en el tejado supone poderse echar unas buenas siestas al sol (cuando sale) sin peligro de que nos pille alguien, y pasar buenos ratos cantando a Estopa y a Melendi, aunque alguna vecina llame extrañada a los curas preguntando si los trabajadores tienen algún problema mental, porque les ha oído hacer ruidos raros… Mucho éxito no tiene la música española en los alrededores de la parroquia.

Hemos aprendido que si no se lava uno rápidamente el hormigón de los brazos puede acabar con ellos completamente rajados; y que si se mete el pie, como Rodrigo Bolívar, se corre el peligro de acabar con unos preciosos zapatos de piedra. Y, por último, hemos cogido una gran técnica en lo que a barrer y fregar (vajilla, cacharros suelos y baños) se refiere. Vuelvo a recomendaros, mamás, que aprovechéis.

Ahora, como ya hemos dicho unas cuantas veces, no sólo hemos trabajado: nos hemos pateado Moscú, yendo de iglesia (ortodoxa) en iglesia (también ortodoxa), de las que hay casi en cada esquina. Hemos presentado nuestros respetos a los grandes dirigentes delPCUS, y a grandes escritores como Chejov y Gogol. Nos hemos pateado estaciones de metro a punta pala, cada una con su motivo comunista distintivo. Nos hemos tomado algo con los obreros y hasta con los sacerdotes de la parroquia, con los que también hemos compartido innumerables tardes de fútbol.

También hemos aguantado el extravagante gusto de nuestros parroquianos rusos, que nos invitaron varias veces a una cena que nos acompañó en el comedor durante varios días; así como hemos disfrutado las habilidades culinarias del equipo de cocina, liderado por Jo-
sé Luis Peña y al que se unía gente cada día, cada uno con una excusa distinta, para perderse el trabajo “de verdad” en la iglesia. Algunos también nos hemos reído con las caras de espanto que ponía nuestro administrador, Enrique Álvarez de Toledo, cada vez que tenía que aflojar el bolsillo para hacer alguna compra.

Hemos jugado partidas míticas de mus y de póker en el cuarto de Alfonso Iglesias y compañía. ¡Y qué decir de los lobos! ¡Menudas noches hemos pasado jugando a los lobos!Nada comparable a las argumentadísimas acusaciones de Gonzalo Corcho o a las muertes prematuras de Ignacio Chiva o Pablo Méndez. Sin duda, uno de los mejores planes de la convivencia.

También hemos tenido peleas importantes para hacernos con el wifi (todo para poder teneros al día, mamás), y hemos disfrutado de los trucos de magia de Gonzalo Pérez o con la historia de terror de Pablo Alzola. Alguno que otro ha dormido; otros hemos visto amanecer en Moscú a las 4 de la mañana. Como podéis comprobar, un campo de trabajo bastante aburrido…

Pero lo más importante de todo no ha sido lo bien que nos lo hemos pasado (que ha sido sin duda importante) ni lo mucho que hemos hecho (que también). Lo más importante que hemos ido a hacer en Rusia ha sido ir a ayudar a los católicos de allí, que lo necesitan, y mucho. Ir a convertir Rusia, como dice siempre don Alberto. Y esperemos que haya servido de algo. Por lo menos la gente nos ha agradecido nuestra ayuda, cada uno a su manera: unos con sus palabras (los sacerdotes), otros invitándonos a ensaladilla rusa (los parroquianos) y otras personas como las Misioneras de la Caridad a las que hemos ido a ayudar también estos días, que han quedado muy agradecidas. Ojalá suponga un paso más en el proceso de llevar el catolicismo a Rusia. Seguimos rezando.

Carlos Herrero-Tejedor

Estarán de acuerdo conmigo en que cuando 45 adolescentes (casi hombres) de 1o de Bachillerato viajan a un país extranjero para trabajar durante tres semanas, la convivencia no es, ni por asomo, sencilla. Y no les voy a mentir, los primeros días cuesta, y mucho.

Tanto es así, que don Alberto Barrera se empeñó, concienzudamente, en hacer calar en nuestro interior que lo importante, en ese momento, y por encima de todo, era la unidad de grupo. Teníamos que ser una piña.

A pasos pequeños lo fuimos consiguiendo. Todos, en conjunto. Porque lo importante no era estar el primero en la fila del bocata, lo importante era que el último en llegar comiese el primero. Lo principal no era llegar a casa después del trabajo y ducharse, lo principal era llegar, ir a la cocina y preguntar si alguien necesitaba una mano, o dos, las que hiciesen falta.

Aún hoy, sigue sin ser fácil. Pero esos pequeños detalles se notan en el día a día. No ha sidoen vano. Esta promoción funciona como un auténtico equipo. Cada uno tiene una función que solamente puede ser entendida de manera global. Y este año, el 50 aniversario del colegio, esperamos pasar el testigo a un curso que, en Rusia, al igual que hicimos nosotros, convierta en posible lo imposible.

Juan Tamames

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s